Pasando al lado oscuro…

Hola de nuevo, parece mentira esté creando un par de posts de forma continuada XD. En el último post quería escribir sobre como había cambiado mi vida con respecto a hábitos y rutinas, pero finalmente sólo lo hice sobre el efecto que tuvo en mi escribir a lo largo de este año.

En un post que hice hace unos meses, realizo un resumen de mis hábitos alimenticios de los últimos dos años  de como gané 10 kg de peso. Un mes después del post, cambié de país, comencé un trabajo nuevo, cambié mis hábitos y rutinas. Pero en el fondo nada ha cambiado…

En el Black Friday compré un fitbit, por si no sabéis lo que es, se trata de una de esas pulseritas que tanto se llevan ahora; Van conectadas por bluetooth al teléfono móvil y hacen la tarea de reloj a la par que de podómetro, control del sueño, pulsaciones y otras “pijadas” varias. Explico esto, para que comprendáis que durante los últimos 4  meses he llevado un control de los pasos que hago (aunque no se hasta que punto es de fiable este sistema)

Los expertos recomiendan, para una  vida saludable,  caminar un mínimo de 10.000 pasos al día, lo que sería entre 6 y 8 km dependiendo de la zancada de la persona. En noviembre comencé a trabajar de ayudante de camarero en un restaurante y desde entonces, no hago menos de 35.000 pasos el día que trabajo (unos 20 km en mi caso) y no menos de 15.000 pasos el día que no lo hago. Es cierto que exceptuando el yoga, no he realizado otras actividades físicas de mayor intensidad, pero si que he mantenido un ritmo de vida muy activo.

Por otro lado, realizo buenos y saludables desayunos y comidas. Se componen mayoritariamente de frutas y verduras, sin cocinar o al vapor, cereales integrales y legumbres. La sopa de miso es un ingrediente que nunca puede faltar en mi dieta, así como las infusiones y tés. Además ese hambre canina que experimenté durante el verano, desapareció, y aunque me alimento bien, no son en cantidades industriales. Supongo que el único fallo que cometo es cenar tarde y en ocasiones comer algo de dulce. Intento no comer nada después del trabajo, pero saliendo tan tarde y después de tantas horas sin comer se me hace muy difícil. Especialmente porque soy una persona que de normal tarda en dormirse.

La conclusión de todo esto es que perdí sólo un kg y medio en 3 meses, si fue sin valerme casi ninguna ropa que he usado habitualmente, o si me vale no me veo bien con ella. Tengo más asumido este cambio de mi cuerpo en el sentido de que cada día quiero perder más el peso por sentirme bien y menos porque no me vea bonita. Llegué a pensar que el único elemento que me hizo perder peso en el pasado fue realizar natación dos veces a la semana y no toda la dieta saludable que hice… Aunque es verdad que antes de comenzar el gimnasio ya perdí peso, pero también es cierto que por entonces me alimentaba bastante mal. No desayunaba, bebía mucho líquido en las comidas, siempre comía a deshora, aunque comía bastantes vegetales, hacía comidas muy copiosas y con gran cantidad de elementos diferentes… En resumen, que cuando empecé a informarme de hábitos saludables sin duda supuso un gran cambio para mi organismo…

Este suceso me hizo replantearme muy seriamente todo y tres factores tuvieron un efecto crucial en mi forma de ver las cosas:

  1. Hace poco estuve leyendo de nuevo sobre hábitos saludables y olvidé un elemento importante. “El cuerpo se acostumbra a todo“, lo que me hizo sentir muy triste. Me habría cambiado el metabolismo?. No será suficiente comer saludable? tendré que empezar a contar calorías? Ese era el punto al que sin duda no quería llegar. Creo que es un error vivir a base de “dietas”, en el contexto que solemos utilizar la palabra dieta, al igual que lo es no llevar una dieta balanceada. Pero vivir contando calorías??
  2. El segundo elemento que me hizo pensar fue hablar con mi primo, está estudiando medicina y me comentó que no todos asumimos igual los alimentos. Que a lo mejor un alimento que aparentemente es saludable en general, en mi puede tener un efecto negativo, (como descubrí con la cebolla). Algo que resulta bastante lógico, pero que no había tenido en cuenta. Utilizó el ejemplo de que a lo mejor, un alimento como la piña, mi organismo lo procesaba más rápidamente, convirtiendo ese azúcar en grasa. La verdad es que no se hasta que punto esto es de real o aplicable. Pero sin duda tuvo mucho peso en mis reflexiones, ya que no encontraba más respuestas.
  3. Debo añadir que hace unos meses me hice una analítica y fui al endocrino, por lo que un problema a ese nivel en teoría está descartado. La verdad es que realmente llegué a pesnar que a lo mejor tenía algún fallo a nivel orgánico, por como no bajaba peso con una dieta “balanceada”. También llegué a pensar que a lo mejor nunca supe hacer una dieta equilibrada (a pesar de todo lo que había leído). Pero entonces, donde reside el éxito que obtuve en el pasado??  Lo bien que me siento de cara al estómago, creo que es una prueba de todo lo contrario.

Vaya, me estoy extendiendo mucho más de lo que esperaba… En conclusión a raíz de todos estos sucesos y pensamientos. Me he decidido (en contra de lo que siempre he creído) a hacer una dieta de choque. Pero no una dieta cualquiera, se que hay infinidad de dietas que garantizan una pérdida de peso como puede ser la “dieta dunkan”, pero desde mi punto de vista a un precio a nivel salud que no compensa, por no hablar de los posibles efectos rebote. Pero aunque quiera perder peso, este no es el principal motivo, lo que realmente necesito es conocer a mi organismo, saber que pieza falla o en qué punto estoy errando… 

Más en el siguiente post…

Anuncios

Un viejo amigo no siempre es una persona…

No se muy bien por donde empezar, el reloj de arena ha seguido fluyendo, el tiempo no espera por nada ni por nadie. Mi vida ha cambiado muchísimo desde que comencé este blog, creo que he crecido en muchos aspectos, cambiado, mejorado,  pero también he retrocedido en otros…

Si hubiese sido una persona constante, este blog habría sido una prueba viviente de mis cambios, de mi evolución, de lo que he hecho bien para llegar a donde estoy y en qué fallé para haber caído donde caí… Pero mi naturaleza fue más fuerte y no fui constante, tan solo acabé refugiándome en el soporte físico, mi favorito, papel y boli. Sin duda mis diarios son la prueba viviente de la intensidad de mi vida y este año lo ha sido. He completado 5 diarios, mi ratio era de un diario cada dos años, de hecho hice un Erasmus en Francia de Marzo a Junio y me llevé un diario nuevo pensando que lo usaría durante todo el año, pero finalmente completé la libreta en esos tres meses…

Soy fan y víctima de la escritura automática, forma parte de mis entrañas, es algo que no se parar. Así que en muchas ocasiones me sirve para conocer sentimientos o pensamientos de los que no era realmente consciente…

No se quién esta al otro lado de la pantalla, pero si hay algo que le recomiendo de verdad a la gente que haga es escribir, muchas personas creen que no valen para eso y puede que sea verdad, que cada uno nos expresemos de diferentes maneras. Pero esta sociedad nos ha creado reservados, nos ha creado con la idea que hablar de nuestros sentimientos, expresar aquello que nos duele, llorar delante de otros, son actos de personas débiles. Y aunque día a día, el nuevo y “moderno” sistema social, intenta luchar contra todas esas barreras, contra todos esos falsos estereotipos. La mayoría lo seguimos creyendo; A mi cada día me cuesta menos hablar de mi o de lo que siento, es algo que choca mucho para la gente, cuando alguien dice tan honestamente lo que piensa o siente… Pero no siempre ha sido así a pesar de ser una persona bastante extrovertida, siempre he sido muy mirada con respecto a dejar ver que se guarda en mi corazón, viviendo en dos mundos. Ese de perpetua sonrisa en el que haces de pilar para otros, animándoles y dándoles lo mejor de ti. Y por otro lado, esa oscuridad que nos inunda en muchas ocasiones; ese acercamiento a la luz que conlleva una sombra más grande… Así, lo más cercano a hablar de tus sentimientos sin hacerlo, es escribir; Escribir es como una llave maestra, sirve para desahogarnos, para conocernos, para desarrollarnos… Realmente no importa si sabes que vas a redactar, o sobre que vas a hablar, puedes tan solo empezar redactando que has hecho durante el día, sin querer el lenguaje que escojamos para narrar lo mismo, como que fuiste a comprar el pan, puede delatar muchas más señales, a lo mejor estaba lloviendo y eso te afectó a la hora de hacer el recado, o puede que el recuerdo de otro día gris te abrume y te recuerde que aunque era una tarea simple conllevó en ti algo de sufrimiento.

Se lee mucho entre líneas e incluso a veces lo que no escribimos dice más de nosotros que lo que escribimos… Creo realmente en la escritura como un sistema terapéutico, un sistema que nos adentra de una forma profunda en nuestra esencia y nos dice mucho más de nosotros de lo que podemos imaginar…

Sin importar si sientes un vacío que no sabe de donde viene, si no sabes como organizarte, si necesitas hablar con alguien pero te sientes solo en el mundo, si no te sientes preparado para contarle tus “miserias” a nadie, si necesitas poner en orden tus ideas… Sin importar cual sea el defecto, carencia, problema o estado. En la escritura automática podemos encontrar a un fiel aliado. Un compañero en la sombra que nos guiará en las noches más oscuras…

Sin importar la riqueza de vuestro vocabulario, o lo bonita que sea vuestra letra, o vuestra capacidad de expresión, creo que es un ejercicio que puede beneficiar a todo el mundo y del que no se pierde nada por intentarlo…

A pesar de ser una persona inconstante, poco a poco me hice más adicta a este sistema. Hace unos unos meses escribía todos los días (a veces incluso varias veces al día) pero en este momento, el trabajo se come ahora muchas horas de mi vida, así que, aunque con menos frecuencia, no pasa semana sin que lo haga al menos un día. También intento aprovechar ese tiempo cuando me acuesto o recién me levanto para poner mi cerebro en orden…

En resumen, aunque aparentemente pueda sonar algo infantil, la idea de tener un diario a la edad adulta, es algo que le recomiendo a todo el mundo. Creo que si todos lo hiciéramos nuestra salud mental se vería en gran medida incrementada. No quiero imaginar como estaría mi cerebro en este momento si no hubiese encontrado esta salida, este salvaconducto a mi yo interior…

Aguas turbulentas…

Sin importar si amamos los cambios o adoramos la estabilidad de una vida en la que lo controlamos todo, en la que lo predecimos todo. La vida cambia, es escurridiza, es agua que fluye sin remedio, se nos escapa entre los dedos y no podemos atraparla…

Hay años que se acumulan, que sólo son un batiburrillo de condiciones en las que hemos actuado como espectador. Años que han pasado de un plumazo y luego nos preguntamos que hemos sacado de todo aquello. Y luego puede que, en tan solo unos meses, hayamos vivido tantos cambios, tantas emociones, hayamos descubierto tantas cosas de nosotros mismos, tantas facetas, que nos hacen preguntarnos, quién es esa persona que vemos en el espejo, quién es ese extraño que en el reflejo de la ventana. Todo ello nos lleva a una incomprensión absoluta de, qué fue de nuestros años perdidos…

Viajábamos en un barco de papel, y el barco se hundió, se nos olvidó nadar, se nos olvidó flotar, cerramos los ojos y caímos en un sueño profundo, muy profundo, y de repente una cálida luz se nos acerca, nos acaricia, nos fuerza a abrir los ojos, y descubrimos un hermoso mundo bajo la superficie, castillos de cristal, peces de colores que jamás habíamos contemplado, las luces danzan dando un efecto arco iris y brillante al agua… Y no entendemos como pudimos dormir tanto, tanto tiempo…

Tras dos años…

Han pasado más de dos años desde mi última entrada, mucho ha llovido desde entonces… Había pensado en crear un blog nuevo desde cero, pero, aunque a día de hoy, me habría expresado de otra forma y algunas entradas las habría formulado de manera diferente, creo, que en esencia, siguen estando bien, siguen siendo un reflejo de mi “yo” en ese momento, de mis dudas, descubrimientos y pequeños logros…

Así que le he dado un cambio de imagen, he creado páginas que iré rellenando en estos días y en definitiva un retorno con energías renovadas. Pero, ¿por qué ahora? Sinceramente, porque necesitaba un plus de motivación. Ahora mismo no me siento muy bien conmigo misma, han sucedido muchas cosas a lo largo de estos dos años, así que en resumen, he ganado 10kg.

Sin embargo, si lo hice una vez, puedo hacerlo dos veces. Puedo seguir una dieta saludable, un cambio que se refleja en aprender a comer y sin recurrir a una dieta restrictiva con un probable efecto rebote y un gran daño al organismo

En Septiembre de 2015 comencé un grado de Dirección de cocina. Entre el tiempo que dedicaba al curso en si y los desplazamientos dejé de ir a las clases de natación (que tanto bien me habían hecho), además debíamos comer “en familia” en el centro de estudios aquello que aprendíamos a cocinar y dado que los estudios reglados en este país utilizan como base el libro de uno de los padres de  la “Nouvelle cuisine“, Paul Bocuse. Así pasé de una dieta rica en cereales integrales y aceite de oliva a consumir grandes cantidades de mantequilla y harinas refinadas bajo la excusa de que un cocinero tiene que prender a comer de todo…

El curso pasó, gané peso y malos hábitos, lo positivo es que conseguí buenas calificaciones e hice muy buenos amigos. Estaba en ese punto de mi vida en el que mis malos resultados académicos en la UNED habían llegado a  minar mi percepción de mis capacidades, además de haberme llegado a provocar un gran aislamiento social… Estudiar sin clases de verdad, sin compañeros de verdad y en un ambiente donde tampoco terminaba de encajar, fue bastante duro. Si viviéramos de estereotipos yo parezco salida de filosofía o bellas artes…

Así lo que comenzó como una distracción, como una especie de lucha conmigo misma, fue el camino para descubrir que podía ser constante en trabajos escolares, que podía ser capaz de madrugar todos los días sin preguntarme si ir o no a clase ese día, sencillamente hacerlo. Conocí gente maravillosa, y gente horrible también, luché por los derechos de otros. Me fabriqué un pequeño lugar en el mundo y por primera vez en mucho tiempo, sonreí y reí profundamente.

El segundo curso resultó ser bastante duro, no por la dificultad de los contenidos, sino por un profesorado incompetente que “empastraba” las demás asignaturas y además no se ponían ni ellos mismos de acuerdo en los conocimientos a transmitir y en como transmitirlos. Y como soy bastante perfeccionista y a la vez tengo problemas de dispersión… me llevaba todo el triple de tiempo…

Finalmente saqué todo con buenas notas y llegó el momento de hacer las prácticas. En los ciclos formativos hay que realizar 400h no remuneradas en una empresa. Así que puestos a que me explotasen, pensé que sería mejor hacerlo en el extranjero y al menos mejoraba otra lengua. Mi sorpresa vino cuando descubrí que después de año y medio estudiando inglés  la única opción de Erasmus era Francia. En parte porque no generó gran interés y en parte porque mis calificaciones fueron de las mejores. Me fui a Francia durante tres meses, con un nivel de francés de -10. Tenía tan poco conocimiento del idioma, que a los tres días de estar allí estuve almorzando en un restaurante japonés  y pedí lo que quería tomar en japonés, porque en francés me resultó completamente imposible XD.

Durante los tres siguientes meses viví en una “habitación” debajo del restaurante, sin cocina ni nevera y además se encontraba situado encima de una colina, por lo que la mayoría de veces debía de coger el telesférico para ir a la ciudad. No solo me encontraba bastante limitada para comer, sino que tenía la obligación (al igual que en el centro de formación) de comer en familia. Lo que significó la mayor cantidad de grasas y harinas refinadas que he consumido en mi vida…

He llegado a los 63 kg, no me siento nada bien en este cuerpo, me resulta un cuerpo extraño, nunca he pesado tanto, nunca me he sentido tan incómoda. La peor parte es que este verano he estado solo a  base de buenos alimentos: infusiones, frutas, verduras, legumbres y cereales integrales…

hghghg

Es cierto que no controlé en ningún momento las cantidades que consumía, pero si pasas de comer lo peor de lo peor a consumir al menos cosas sanas, deberías de notar la diferencia. Además pasé caminando entre 20 y 38 km/día durante 15 días y luego el resto del verano andaba una mínima de 2-3h/día. También es cierto que no se si serían consecuencias de la alimentación que tuve, pero jamás en mi vida he tenido un “hambre canina” y este verano e sido completamente esclava de mi apetito. Reconozco que hub un gran factor de ansiedad, pero aún así…

Aparentemente puedo no parecer una persona con un gran sobrepeso, solo un poco rellenita, pero la báscula ya marca porcentajes de grasa del 37%, eso es una burrada. Sin duda tengo que replantearme todo el sistema, toda mi vida, no se…

 

Superalimentos y constancia

Llevo varios días queriendo realizar un nuevo post, pero por tiempo y puede que un poco de pereza no me puse a ello, pero es que son muchas cosas las que quiero comentar!!

Lo cierto es que no sé por dónde empezar, así que puede ser un post batiburrillo y poco ordenado (aunque intentaré que no)

Empezaré por mi mayor dolor, la espalda:

Como comenté, tenía estimado apuntarme después de los exámenes a un gimnasio, al final me retrasé una quincena y me he apuntado a primeros de marzo. La verdad es que os confirmo que la motivación es el factor fundamental para conseguir cosas, nunca me ha gustado el deporte y llevo 3 años mentalizándome para apuntarme a natación, y en cambio ha sido proponérmelo de verdad y pam! apuntarme, asistir, ya he ido a 4 clases (son 2 semanalmente) se que no es mucho tiempo, apenas acabo de empezar, pero os aseguro que nunca he asistido a más de dos clases de ninguna actividad deportiva. Así que me siento muy feliz, especialmente al pensar que estoy haciendo cambios para mejorar mi salud, que después de todo es lo más importante. Pensaba ir también a pilates una vez a la semana, pero aún me duele tanto la espalda que gasto los días entre clase y clase de natación para intentar “recuperarme”, porque no nos engañemos acudo a las clases aún con dolor XD

Por otro lado aunque he buscado una piscina municipal, aquí el tema de los gimnasios es bastante caro, así que como “incluía monitor” he decidido ir para ver que me decía (yo pensando en mi espalda), me ha dicho que muy bien por natación y pilates pero que quería verme en la sala fitness dos veces a la semana y fue como WTF!!? Y me dice bueno una. Primero me pregunté si eso era necesario, pero como puso de objetivo tonificación imagino que será para que mis músculos en general tengan una resistencia y no ser una “viejoven” XD (aunque no sé, en cosas deportivas soy inculta total). La cosa es que lo primero que hizo fue pesarme en una báscula conectada a un ordenador y todo me salió que estaba perfecto, no me lo podía creer, cuando termina de explicarme todo a medida que iba saliendo me dice “vamos que estás buena” y le contesté “eso díselo a mis michelines XD”. Pero me subió mucho la moral porque significa que estoy haciendo bien la alimentación. Así que mi motivación aumentó un montón!

También han comenzado a tratarme con acupuntura, me lo han hecho ya tres veces, y dos de las veces que he ido no podía mover el brazo (por el hombro-cuello) y he salido mucho mejor, así que supongo que algo hará (risas)

Con respecto a la alimentación, actualmente peso 53,1 kg (si, he perdido 6 kilos) y además no me dan bajadas de azúcar, no me siento pesada después de las comidas y no estoy tan cansada. Y no he vomitado ninguna vez (me voy a sentir poderosa y todo uhoo!!) Así que supongo que estaré haciendo bien, al menos algunas cosas (risas)

Mmm… a ver, mis descubrimientos estrella:
Sigue leyendo

Dispepsia, meteorismo y Distensión abdominal. Buena Alimentación

En los dos post anteriores he hablado sobre algunas de las afecciones estomacales más comunes y que no siempre tienen una etiología clara u orgánica. Entre ellas está la “dispepsia funcional”,  así que tras navegar bastante tiempo por internet, esta tarde he impreso lo que será mi “gurú” de alimentación durante unos meses. Obviamente puede que en el camino descubra alimentos que no me sientan bien y que aparentemente no son perjudiciales o que por otro lado, tome algunos alimentos de forma aislada y compruebe que no me sientan mal (aunque esté en mi lista de prohibidos)…

PRIMER PASO: Tras realizar la “tabla”, imprimirla y pegarla en la nevera, lo siguiente que he hecho ha sido coger una libreta (tamaño cuartilla va bien) o incluso un “wordpad” o un “bloc de notas” del ordenador iría bien. Y voy a escribir todas las comidas que hago como me sientan, puede que incluso mejor haga una tabla excel para que se rellene todo más rápido. Dónde introducir:

  • El tipo de comida
  • La cantidad (con respecto a mi alimentación habitual poca- normal- mucha)
  • Cómo me siento tras acabar de comer(naúseas, distensión abdominal, gastritis, vómitos, eructos, meteorismo…)
  • Si siento eructos, flatulencias, dolores de estómago ardores u otros síntomas a lo largo del día, anotarlo también, con suerte podré ver un patrón entre cúando me siento mal y lo qué como cuando me siento mal.

Puede parecer algo costoso, pero supongo que si escucho a mi cuerpo y lo uno  motivación para mejorar mi salud, hará que realizar este seguimiento no sea una tarea tan arduay así poder hacer un seguimiento de mis mejorías así como de los alimentos en los que se repiten malos estados…

SEGUNDO PASO: LISTA DE LOS ALIMENTOS QUE PUEDO CONSUMIR:

Sigue leyendo