Aguas turbulentas…

Sin importar si amamos los cambios o adoramos la estabilidad de una vida en la que lo controlamos todo, en la que lo predecimos todo. La vida cambia, es escurridiza, es agua que fluye sin remedio, se nos escapa entre los dedos y no podemos atraparla…

Hay años que se acumulan, que sólo son un batiburrillo de condiciones en las que hemos actuado como espectador. Años que han pasado de un plumazo y luego nos preguntamos que hemos sacado de todo aquello. Y luego puede que, en tan solo unos meses, hayamos vivido tantos cambios, tantas emociones, hayamos descubierto tantas cosas de nosotros mismos, tantas facetas, que nos hacen preguntarnos, quién es esa persona que vemos en el espejo, quién es ese extraño que en el reflejo de la ventana. Todo ello nos lleva a una incomprensión absoluta de, qué fue de nuestros años perdidos…

Viajábamos en un barco de papel, y el barco se hundió, se nos olvidó nadar, se nos olvidó flotar, cerramos los ojos y caímos en un sueño profundo, muy profundo, y de repente una cálida luz se nos acerca, nos acaricia, nos fuerza a abrir los ojos, y descubrimos un hermoso mundo bajo la superficie, castillos de cristal, peces de colores que jamás habíamos contemplado, las luces danzan dando un efecto arco iris y brillante al agua… Y no entendemos como pudimos dormir tanto, tanto tiempo…

Anuncios

Tras dos años…

Han pasado más de dos años desde mi última entrada, mucho ha llovido desde entonces… Había pensado en crear un blog nuevo desde cero, pero, aunque a día de hoy, me habría expresado de otra forma y algunas entradas las habría formulado de manera diferente, creo, que en esencia, siguen estando bien, siguen siendo un reflejo de mi “yo” en ese momento, de mis dudas, descubrimientos y pequeños logros…

Así que le he dado un cambio de imagen, he creado páginas que iré rellenando en estos días y en definitiva un retorno con energías renovadas. Pero, ¿por qué ahora? Sinceramente, porque necesitaba un plus de motivación. Ahora mismo no me siento muy bien conmigo misma, han sucedido muchas cosas a lo largo de estos dos años, así que en resumen, he ganado 10kg.

Sin embargo, si lo hice una vez, puedo hacerlo dos veces. Puedo seguir una dieta saludable, un cambio que se refleja en aprender a comer y sin recurrir a una dieta restrictiva con un probable efecto rebote y un gran daño al organismo

En Septiembre de 2015 comencé un grado de Dirección de cocina. Entre el tiempo que dedicaba al curso en si y los desplazamientos dejé de ir a las clases de natación (que tanto bien me habían hecho), además debíamos comer “en familia” en el centro de estudios aquello que aprendíamos a cocinar y dado que los estudios reglados en este país utilizan como base el libro de uno de los padres de  la “Nouvelle cuisine“, Paul Bocuse. Así pasé de una dieta rica en cereales integrales y aceite de oliva a consumir grandes cantidades de mantequilla y harinas refinadas bajo la excusa de que un cocinero tiene que prender a comer de todo…

El curso pasó, gané peso y malos hábitos, lo positivo es que conseguí buenas calificaciones e hice muy buenos amigos. Estaba en ese punto de mi vida en el que mis malos resultados académicos en la UNED habían llegado a  minar mi percepción de mis capacidades, además de haberme llegado a provocar un gran aislamiento social… Estudiar sin clases de verdad, sin compañeros de verdad y en un ambiente donde tampoco terminaba de encajar, fue bastante duro. Si viviéramos de estereotipos yo parezco salida de filosofía o bellas artes…

Así lo que comenzó como una distracción, como una especie de lucha conmigo misma, fue el camino para descubrir que podía ser constante en trabajos escolares, que podía ser capaz de madrugar todos los días sin preguntarme si ir o no a clase ese día, sencillamente hacerlo. Conocí gente maravillosa, y gente horrible también, luché por los derechos de otros. Me fabriqué un pequeño lugar en el mundo y por primera vez en mucho tiempo, sonreí y reí profundamente.

El segundo curso resultó ser bastante duro, no por la dificultad de los contenidos, sino por un profesorado incompetente que “empastraba” las demás asignaturas y además no se ponían ni ellos mismos de acuerdo en los conocimientos a transmitir y en como transmitirlos. Y como soy bastante perfeccionista y a la vez tengo problemas de dispersión… me llevaba todo el triple de tiempo…

Finalmente saqué todo con buenas notas y llegó el momento de hacer las prácticas. En los ciclos formativos hay que realizar 400h no remuneradas en una empresa. Así que puestos a que me explotasen, pensé que sería mejor hacerlo en el extranjero y al menos mejoraba otra lengua. Mi sorpresa vino cuando descubrí que después de año y medio estudiando inglés  la única opción de Erasmus era Francia. En parte porque no generó gran interés y en parte porque mis calificaciones fueron de las mejores. Me fui a Francia durante tres meses, con un nivel de francés de -10. Tenía tan poco conocimiento del idioma, que a los tres días de estar allí estuve almorzando en un restaurante japonés  y pedí lo que quería tomar en japonés, porque en francés me resultó completamente imposible XD.

Durante los tres siguientes meses viví en una “habitación” debajo del restaurante, sin cocina ni nevera y además se encontraba situado encima de una colina, por lo que la mayoría de veces debía de coger el telesférico para ir a la ciudad. No solo me encontraba bastante limitada para comer, sino que tenía la obligación (al igual que en el centro de formación) de comer en familia. Lo que significó la mayor cantidad de grasas y harinas refinadas que he consumido en mi vida…

He llegado a los 63 kg, no me siento nada bien en este cuerpo, me resulta un cuerpo extraño, nunca he pesado tanto, nunca me he sentido tan incómoda. La peor parte es que este verano he estado solo a  base de buenos alimentos: infusiones, frutas, verduras, legumbres y cereales integrales…

hghghg

Es cierto que no controlé en ningún momento las cantidades que consumía, pero si pasas de comer lo peor de lo peor a consumir al menos cosas sanas, deberías de notar la diferencia. Además pasé caminando entre 20 y 38 km/día durante 15 días y luego el resto del verano andaba una mínima de 2-3h/día. También es cierto que no se si serían consecuencias de la alimentación que tuve, pero jamás en mi vida he tenido un “hambre canina” y este verano e sido completamente esclava de mi apetito. Reconozco que hub un gran factor de ansiedad, pero aún así…

Aparentemente puedo no parecer una persona con un gran sobrepeso, solo un poco rellenita, pero la báscula ya marca porcentajes de grasa del 37%, eso es una burrada. Sin duda tengo que replantearme todo el sistema, toda mi vida, no se…

 

Superalimentos y constancia

Llevo varios días queriendo realizar un nuevo post, pero por tiempo y puede que un poco de pereza no me puse a ello, pero es que son muchas cosas las que quiero comentar!!

Lo cierto es que no sé por dónde empezar, así que puede ser un post batiburrillo y poco ordenado (aunque intentaré que no)

Empezaré por mi mayor dolor, la espalda:

Como comenté, tenía estimado apuntarme después de los exámenes a un gimnasio, al final me retrasé una quincena y me he apuntado a primeros de marzo. La verdad es que os confirmo que la motivación es el factor fundamental para conseguir cosas, nunca me ha gustado el deporte y llevo 3 años mentalizándome para apuntarme a natación, y en cambio ha sido proponérmelo de verdad y pam! apuntarme, asistir, ya he ido a 4 clases (son 2 semanalmente) se que no es mucho tiempo, apenas acabo de empezar, pero os aseguro que nunca he asistido a más de dos clases de ninguna actividad deportiva. Así que me siento muy feliz, especialmente al pensar que estoy haciendo cambios para mejorar mi salud, que después de todo es lo más importante. Pensaba ir también a pilates una vez a la semana, pero aún me duele tanto la espalda que gasto los días entre clase y clase de natación para intentar “recuperarme”, porque no nos engañemos acudo a las clases aún con dolor XD

Por otro lado aunque he buscado una piscina municipal, aquí el tema de los gimnasios es bastante caro, así que como “incluía monitor” he decidido ir para ver que me decía (yo pensando en mi espalda), me ha dicho que muy bien por natación y pilates pero que quería verme en la sala fitness dos veces a la semana y fue como WTF!!? Y me dice bueno una. Primero me pregunté si eso era necesario, pero como puso de objetivo tonificación imagino que será para que mis músculos en general tengan una resistencia y no ser una “viejoven” XD (aunque no sé, en cosas deportivas soy inculta total). La cosa es que lo primero que hizo fue pesarme en una báscula conectada a un ordenador y todo me salió que estaba perfecto, no me lo podía creer, cuando termina de explicarme todo a medida que iba saliendo me dice “vamos que estás buena” y le contesté “eso díselo a mis michelines XD”. Pero me subió mucho la moral porque significa que estoy haciendo bien la alimentación. Así que mi motivación aumentó un montón!

También han comenzado a tratarme con acupuntura, me lo han hecho ya tres veces, y dos de las veces que he ido no podía mover el brazo (por el hombro-cuello) y he salido mucho mejor, así que supongo que algo hará (risas)

Con respecto a la alimentación, actualmente peso 53,1 kg (si, he perdido 6 kilos) y además no me dan bajadas de azúcar, no me siento pesada después de las comidas y no estoy tan cansada. Y no he vomitado ninguna vez (me voy a sentir poderosa y todo uhoo!!) Así que supongo que estaré haciendo bien, al menos algunas cosas (risas)

Mmm… a ver, mis descubrimientos estrella:
Sigue leyendo

Dispepsia, meteorismo y Distensión abdominal. Buena Alimentación

En los dos post anteriores he hablado sobre algunas de las afecciones estomacales más comunes y que no siempre tienen una etiología clara u orgánica. Entre ellas está la “dispepsia funcional”,  así que tras navegar bastante tiempo por internet, esta tarde he impreso lo que será mi “gurú” de alimentación durante unos meses. Obviamente puede que en el camino descubra alimentos que no me sientan bien y que aparentemente no son perjudiciales o que por otro lado, tome algunos alimentos de forma aislada y compruebe que no me sientan mal (aunque esté en mi lista de prohibidos)…

PRIMER PASO: Tras realizar la “tabla”, imprimirla y pegarla en la nevera, lo siguiente que he hecho ha sido coger una libreta (tamaño cuartilla va bien) o incluso un “wordpad” o un “bloc de notas” del ordenador iría bien. Y voy a escribir todas las comidas que hago como me sientan, puede que incluso mejor haga una tabla excel para que se rellene todo más rápido. Dónde introducir:

  • El tipo de comida
  • La cantidad (con respecto a mi alimentación habitual poca- normal- mucha)
  • Cómo me siento tras acabar de comer(naúseas, distensión abdominal, gastritis, vómitos, eructos, meteorismo…)
  • Si siento eructos, flatulencias, dolores de estómago ardores u otros síntomas a lo largo del día, anotarlo también, con suerte podré ver un patrón entre cúando me siento mal y lo qué como cuando me siento mal.

Puede parecer algo costoso, pero supongo que si escucho a mi cuerpo y lo uno  motivación para mejorar mi salud, hará que realizar este seguimiento no sea una tarea tan arduay así poder hacer un seguimiento de mis mejorías así como de los alimentos en los que se repiten malos estados…

SEGUNDO PASO: LISTA DE LOS ALIMENTOS QUE PUEDO CONSUMIR:

Sigue leyendo

Dispepsia y otros problemas de estómago habituales

Tras navegar bastante por internet, al principio buscando los alimentos más indigestos, para ir clarificando uno a uno cúales me sentaban bien y cuáles no (después del timo del test de intolerancias solo me quedaba probar los alimentos, descartándolos de uno en uno), y  por supuesto me pareció más lógico empezar por los menos indigestos. Por ejemplo he comprobado que efectivamente la cebolla (como ya comenté) daba problemas, especialmente cruda. Tras mucho navegar y encontrar 80.000 contradicciones, lo que unos dicen que es genial, otros dicen que es horrible. Y más en el amplio mar que es internet. Así que empecé a hacer listas dejando con asteriscos los alimentos que aparecían en ambas. Por otro lado acabé buscando alimentos que provocaban flatulencias, ya que mi estómago no solo me duele tras las comidas o mucho antes de estas, sino que suele estar pocho, a veces estreñido y a veces eso, flatulento (si, todo una puta mierda XD), por lo que también empecé a buscar alimentos que provocaban flatulencias, viendo que muchos coincidian con los indigestos y otros pocos no (más asteriscos aún) Y eso me llevó a encontrar un término conocido como meteorismo (y que yo desconocía por completo)

Meteorismo ¿QUÉ ES?

Sigue leyendo

Dispepsia, un problema más común de lo que creemos.

Hola de nuevo!

En Octubre os hablé sobre que tenía problemas con el estómago y también comenté en esta entrada sobre hábitos alimenticios saludables (de los cuales yo hacía TODOS MAL). Lo cierto es que desde pequeña he tenido problemas con el estómago y me hicieron bastantes pruebas, incluyendo una de tránsito, donde te tenías que comer una arcilla, que de fresa solo tenía el color… Hace un año mi madre me dijo que volviese, porque lo cierto es que nunca ha pasado ese malestar, siempre que comía me sentía muy llena, me dolía mucho el estómago, tenía nauseas… Una mierda vamos. Así que como comenté anteriormente el médico me dijo que me hiciera una gastroscopia, pero mi prima (que es enfermera) me sugirió que probase alternativas más inocuas, y naturales antes de una prueba tan invasiva.

Ya ha pasado un año, lo cierto es que los hábitos alimenticios que empecé a seguir me han ayudado muchísimo, antes vomitaba aproximadamente una vez a la semana (como mucho una cada dos semanas) en los últimos dos años incluso llegué a echar alguna vez un poco de sangre (imagino que del esfuerzo y de los ácidos subiendo)… En cambio desde Septiembre solo he vomitado en dos ocasiones, y son 6 meses, además de que mis dolores han descendido drásticamente (excepto el día que como chino o ramen de sobre) puede que el glutamato me haga muchísimo daño… No lo sé.

Así que he estado investigando un poco más estos meses y he llegado a la conclusión de que tengo “dispepsia funcional”. No soy una persona hipocondríaca, ni que suela pensar que tiene esta u otra enfermedad. Lo cierto es que estaba “acostumbrada” a vivir así. Fue mi entorno familiar el que me presionó por así decirlo, en que no iba a vivir con esta calidad de vida sin saber qué es lo que me ocurre. Lo bueno es que las medidas a tomar en la “dispepsia funcional” son en general un cambio de dieta (que ante todo sigue siendo equilibrada). Así que dado que con el cambio de hábitos alimenticios mejoré, si cambiando mi dieta casi todos los síntomas remiten, supongo que estoy en lo cierto. Que no es así, entonces me haré esa maldita gastroscopia para ver si es algo físico que no se detectó en todas las pruebas que me hicieron de pequeña.

Pero, ¿qué es la dispepsia ?

Sigue leyendo